"A Jehová presta el que da al pobre, y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar." Proverbios 19:17

 

¿Eres tú de las personas que le presta a Dios? Muchas personas que no conocen a Dios ni sus mandamientos y se vuelven la mayoría de prestamistas de Dios, y nosotros los que conocemos la verdad preferimos alejarnos de la triste realidad de los pobres inventando excusas.

 

¿Estás tú esperando recibir algo hoy o dentro de unos días? Hay muchas personas alrededor del mundo que están esperando en ti, muchas personas cuando se les habla de dar a los pobres piensan que otra vez se les esta induciendo a hacerlo pero sabes esto debería de ser de gozo porque es una bendición para nosotros ya que "más bienaventurado es dar que recibir" Hechos 20:35

 

Dios en ningún momento te dice que le des a los pobres para que luego el te haga daño esto el lo hace para bendecirte porque el quiere que tu hagas lo correcto delante de él.

 

Muchas personas alrededor del mundo se mueren porque no tienen que comer y nosotros nos llenamos la boca diciendo que Dios nos ha bendecido con lo que tenemos y sin duda alguna lo ha hecho, pero ¿que de compartir lo que tenemos con los más necesitados? ¿Acaso no hay hermanos en Cristo que tienen necesidad que tu podrías ser el instrumento de Dios?

 

Te invito a que cambies tu forma de pensar y el camino que llevas y veas a tu alrededor y encontrarás a alguien que puede necesitar algo de ti, una de las cosas que se me viene a la mente cuando me encuentro en tal situación es: "Si Dios me puso a mi aquí es porque sabía que yo haría lo correcto" así que empecemos hoy a ser los prestamistas de nuestro Dios y veremos que el nos va a pagar el bien que habremos hecho.

 

Si tú aún no has recibido a Jesús como tu Señor, hoy es un buen día para que lo hagas, y dile: "Señor hoy recibo tu salvación, y confieso tu nombre en mi vida que tu eres ahora mi Señor y Salvador, te pido que me guíes por el camino que debo andar en el nombre de Jesús. Amén.

 

Confiamos en el Señor que su palabra no vuelve vacía y logra el propósito que el quiere.

 

¡Dios les bendiga!

Amén