1. No consientas malcrianzas en tus niños, porque llegarás a entristecerte.

(Proverbios 10:1 "Los proverbios de Salomón. El hijo sabio alegra al padre, Pero el hijo necio es tristeza de su madre.")

 

2. Dirige a tus hijos en la elección de buenos amigos.

(Proverbios 13:20 "El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.")

(Proverbios17:17 "En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia.")

 

3. Haz que reine entre ellos la alegría y la armonía.

(Proverbios 17:22 "El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos")

 

4. No consientas entre ellos las malas conversaciones.

(1 Corintios 15:33 "No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres.")

 

5. Si eres consentidora, llegarás a avergonzarte de tu hijo.

(Proverbios 29:15 "La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre.")

 

6. Corrige a tu hijo y te dará descanso y deleite.

(Proverbios 29:17 "Corrige a tu hijo, y te dará descanso, Y dará alegría a tu alma.")

 

7. No olvides que la mayor autoridad se ejerce mediante el buen ejemplo.

(Tito 2:7 "presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad)

 

8. Haz que sean diligentes desde su más temprana edad.

(Proverbios 12:24 "La mano de los diligentes señoreará; Mas la negligencia será tributaria.")

(Proverbios 10:4, "La mano negligente empobrece; Mas la mano de los diligentes enriquece. El que recoge en el verano es hombre entendido; El que duerme en el tiempo de la siega es hijo que avergüenza.")

 

9. Instrúyele a tiempo para que sea siempre feliz.

(Proverbios 22:6 "Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.")

 

10. Recuérdales que: “El temor del Señor es la sabiduría, y el apartarse del mal

la inteligencia.”

(Job 28:28 "Y dijo al hombre: He aquí que el temor del Señor es la sabiduría, Y el apartarse del mal, la inteligencia.")